YAM


YAM es la sílaba asociada al chakra del corazón (cuarto chakra, anahata), y en hebreo significa "océano". Curiosamente su representación parece un 4 (en el centro del mandala).
Elegimos este nombre porque nos gusta el sonido, y porque el corazón es el punto de unión entre los centros inferiores físico-emocionales y los superiores psíquico-espirituales, en el sistema tradicional de 7 chakras.
Es el centro del amor incondicional, con todo su potencial de transformación y sanación. Los colores asociados son el verde y el rosa (también el dorado), el elemento aire y el sentido del tacto: "el amor hacia nosotros mismos, la aceptación de nuestra esencia entera desde lo más profundo del corazón... es una premisa para un amor satisfactorio hacia las demás personas, para el sentir con, para el entendimiento y la honda alegría de vivir".